Home / LA TRINCHERA / JALAPA YA NO ES LA ALDEA DE HACE 20 AÑOS

JALAPA YA NO ES LA ALDEA DE HACE 20 AÑOS

Escribe: Byron Mural

Todo cambia, todo es evolución, hace veinte años Jalapa parecía más un pueblecito campirano en medio de un valle, algunas calles, algunas casas, unas farmacias por aquí, un mercado atiburrado de gente siempre por allá, pero todo era diferente, no existían las colonias aledañas que hoy hay y, nos conocíamos con los vecinos, ¿recuerdas tu niñez? Cuando llegábamos de la escuela llenos de lodo porque las calles no tenían pavimento, cuando tirábamos las mochilas en la cama y salíamos a “pajarear” si, las colonias como Bosques de Viena y Laureles, eran matorrales donde los pájaros anidaban y donde después de estudiar nos íbamos a cazarlos. Si, somos tan viejos.

Esta ciudad ha crecido, han venido extranjeros y los hemos recibido con los brazos abiertos, gente que ha hecho de esta ciudad, una ciudad prospera, desde mexicanos, puertorriqueños, hondureños, salvadoreños y otros más que han encontrado en Jalapa su hogar, no digamos hermanos de otros departamentos que han dejado su tierra para vivir a los pies del volcán Jumay, pero algo está cambiando, día con día, ¿se han fijado el enorme tráfico que se forma por la tarde-noche? ¿De dónde salió tanto carro? ¡Y peor aún! Los semáforos son los culpables de todo ese tráfico infernal que se forma… ¿Ya notaron que el tráfico que se forma por el Cunsurori es por culpa del semáforo?, si claro, cuando no hay luz, el trafico avanza, pero cuando ésta viene, parece darle vía a autos fantasmas mientras se forman inmensas colas esperando que éste se ponga en verde.

Vienen a nuestros recuerdos los días de ayer, pero debemos darle paso al presente, al fantástico futuro, una ciudad prospera es una ciudad llena de oportunidades, Jalapa, tiene que acomodarse a los tiempos modernos y las autoridades deben velar porque todo marche bien, no solo extender la mano para cobrar sus cheques cada vez que cobran, Jalapa merece un cuidado digno como sus ciudadanos valientes y altivos, juntos podemos construir una ciudad limpia, ordenada y educada, valerosa, como siempre soñaron nuestros antepasados, Jalapa es y será siempre nuestro confortable hogar.

En homenaje a: Oscar Clemente Marroquín Rojas.

About edgar

Check Also

EL LADO ERRONEO DE PERDONAR

Escribe: Byron Mural María fue abusada por su padrastro desde que ésta tiene memoria, aquel …