Home / LA TRINCHERA / FRACASADOS A TIEMPO COMPLETO

FRACASADOS A TIEMPO COMPLETO

Escribe: Byron Mural

El éxito tiene su fórmula, el fracaso también, generalmente las personas ansiamos tener éxito en la vida, nuestras metas son fijas y queremos lograrlas en el menor tiempo posible, pero… ¿Qué pasa cuando no llegamos a ellas? ¿Qué pasa cuando la vida no es como pensábamos?, existen muchas personas que se han rendido, se han sentado a la mitad del camino y han decidido no seguir, y convertirse en unos fracasados a tiempo completo.   Las personas fracasadas suelen derrumbarse y convertirse en personas hostiles, grises y se acobijan en el vicio.

Conocí a un hombre hace algunos años, solía pedir limosna afuera, en un centro comercial en la Florida Estados Unidos, si no fuera por la frondosa barba y la excesiva mugre, hubiera jurado que era un hombre estudiado… y lo era. Lo escuché hablar inglés varias veces, inglés fluido, y español como si fuera su lengua materna, pero no era ni hispano ni gringo, era italiano. Cierto día que fui al supermercado me intercepto para pedirme veinticinco centavos y se los di con gusto.

       -¿Eres árabe?— me preguntó en inglés, le sonreí, no era la primera vez que me confundían con alguien del medio oriente.

       -Soy de Guatemala— Contesté casi sin detenerme.

       -Soy de Italia y un día fui joven como tú, exitoso como tú— me dijo petrificándome instantáneamente.

       -No soy exitoso— le dije enojado, ¿Cómo un pordiosero se atrevía a pedirme limosna y luego a burlarse de mí?

       -Cualquiera que no pida limosna es exitoso, cualquiera que tenga un techo sobre su cabeza y tres comidas al día es exitoso, los fracasados son las personas como yo, que no tenemos nada de eso—  Al escuchar sus palabras le volví la mirada, sabía que algo más quería decirme, así que di media vuelta y me senté en una banca que estaba en la entrada del centro comercial.

       -¿Vas a contarme tu historia o me voy?—  Le dije mirándolo a los ojos.

       -Tenía todo en la vida, mi familia, mis hijos y mi perro, vine a Estados Unidos porque mi padre se había mudado unos años antes, trabajé duro, construí mi casa y luego me traje a mi esposa y a mis hijos.  Lo tenía todo. Una mañana, en mi trabajo me sentía mal, fatal, un dolor de estómago terrible, así que  autorizó mi jefe que fuera al hospital de inmediato.  Tras examinarme el doctor me envió a casa, reposo absoluto tenía que tomar, así que él me enviaría los resultados después.  Al llegar a mi casa encontré a mi esposa en la cama con mi vecino. Nada fue igual desde entonces, fui corriendo a mi auto y sin pensarlo saqué mi arma y regresé a la habitación donde estaban, ellos no pudieron salir de la casa, los asesiné allí mismo.  Estuve preso durante 20 años, nadie me fue a ver, cuando por fin salí, el Estado me había embargado todo, mis hijos habían desaparecido y me quedé sin nada, supongo que regresaron a Italia, jamás me perdonaron que asesinara a su madre. Empecé a consumir alcohol, drogas y me perdí, trabajaba en lo que fuera, solo para conseguir para mi vicio, y con el tiempo terminé de perderme, mírame aquí, pidiendo limosna a los que entran al centro comercial. La vida puede cambiarte de un momento a otro muchacho, soy un fracasado de tiempo completo, pero ¿sabes? A veces la gente no entiende que la vida besa a unos y, abofetea a otros.

About Edgar Trigueros

Check Also

MI JEFE ME ODIA, ¿QUÉ HAGO?

Fuente: Revista GQ En un mundo ideal, tu jefe te debería apoyar en todos los aspectos, abrirte …