gtag('config', 'UA-96140178-1');
Home / LA TRINCHERA / EL LADO ERRONEO DE PERDONAR

EL LADO ERRONEO DE PERDONAR

Escribe: Byron Mural

María fue abusada por su padrastro desde que ésta tiene memoria, aquel hombre abusó sexualmente de ella siempre, el infeliz buscó siempre una forma de estar a solas con la niña, sin que la madre sospechara de nada, la amenazó en repetidas ocasiones y, jamás María habló por miedo.  Él se ofrecía ir a recogerla a la escuela y terminaba en un matorral abusando de ella, al final nadie sospechaba nada.  Ni siquiera los indicios hizo que Teodora, su madre se diera cuenta, María padecía de depresión crónica, muchas veces se negó a ir a la escuela y se encerraba en su cuarto con llave. El marido de Teodora y padrastro de María le decía que era normal, que era la época de rebeldía de la niña.

Pasaron los años y, María creció, se enamoró de un muchacho que vivía en la misma colonia y se casaron un 12 de diciembre, día de la Virgen, el padrastro y la ya enferma de su madre fueron a la boda, Teodora tenía ya un cáncer avanzado, fue una fiesta hermosa, cuando María se vio a solas con su ahora esposo le explicó que no era virgen, jamás le contó la verdadera historia, pero logró convencerlo de que en pleno siglo 21 ya no era tan necesario ser virgen.  Un año después la joven quedó embarazada y meses después nació Lía, su primogénita, fue una felicidad total e incluso Teodora la madre de María se levantó de la cama, su nieta había traído luz a su vida.

Por aquel entonces, Samuel el suegro de María y padre de Oscar, su esposo, había aceptado a Cristo en su corazón, y se había vuelto protestante, así que día tras día evangelizó a su hijo y a su nuera, a regañadientes María y Oscar fueron a la Iglesia y terminaron bautizándose un 24 de diciembre en un hermoso río,   María había descubierto algo más que una iglesia, se sentía renovada y había olvidado todo su pasado, se había convertido en otra persona, así que ella misma convenció a su padrastro y a su madre para que, aceptaran a Cristo como su único salvador y señor. Un 10 de marzo el padrastro de María se bautizó en el mismo río que lo había hecho su hijastra, Teodora por su parte se bautizó en su casa, fue un día hermoso lleno de alegría y perdón, María guardó el secreto en lo más profundo de su corazón.

Lia tenía 14 años cuando el padrastro de María la encerró en un cuarto, por asares del destino la jovencita llegó a casa y el hombre estaba solo en la casa, leía la biblia, pero, su instinto se activó al ver la jovencita entrar con esa falda corta de colegiala, la violó en repetidas ocasiones y, como siempre, la amenazó de muerte si ésta hablaba, nadie podría sospechar nada, pues aquel hombre era ahora miembro del consejo de ancianos de la iglesia y, como un hombre tan respetado jamás haría algo así.  Lía intentó contarle a su madre pero ésta se negó rotundamente a creerle, pues su padrastro era un hombre renovado en Cristo, ella misma había visto el cambio en él, era un hombre respetado por la comunidad evangélica, pero los ojos se le abrirían a María muy demasiado tarde, cuando un 2 de octubre, encontró a su hija colgando de una viga, se había ahorcado y había dejado una carta explicando el porqué de su brusca despedida.

El perdón no es olvidar, el perdón es sanar las heridas del corazón pero estar alerta, siempre alerta, no es exponer a los niños a las atrocidades que “gente renovada tiene” uno puede conocer su corazón, sus sentimientos, pero no los ajenos, padres de familia, cuiden a sus hijos y no, solo como se suelen cuidar si no también tengan el habito de pensar mal, siempre piensen mal por el bien de ellos. 

About edgar

Check Also

ES UN BONITO TITULO: TERCER PAIS SEGURO

Escribe: Byron Mural Si, tienen razón, yo no sé un carajo de lo que es …