CACERÍA DE BRUJAS:

Por: Byron Mural

Durante la época medieval, muchas mujeres y hombres fueron eliminados físicamente por pensar diferente a lo que en aquel entonces era norma pensar, han pasado cientos de años y parece que el cáncer no se ha erradicado por completo. Si las personas no piensan como uno, se desechan, se sacan o en casos extremos son eliminados. Esto se da desde los sistemas educativos, familiares y religiosos, pero… ¿Por qué les tenemos miedo a los “LIBRES PENSADORES?.

Estuve activo en la Iglesia de Roma durante casi toda mi vida, pero, siempre fui libre al pensar, no comulgaba con algunas creencias y, no contento con esto, lo compartía con mis hermanos, cosa que algunos me aplaudían y otros me abucheaban. Pero, ¿Qué precio tuve que pagar por ser “un libre pensador”?, fue sencillo, abandoné la iglesia en diciembre de 2016, poco a poco sentía que mi fe se iba disipando, como neblina cuando el sol invade el campo, tenía que hacer algo, y ese algo era, precisamente hacer todo lo contrario, en vez de meterme mar adentro, era hora de salir a la playa e internarme en la selva, donde quizá encontrara a personas que pensaran como yo.

Mucha gente es desechada socialmente también porque piensan o actúan diferente a lo que la manada piensa, en ese sentido no dejamos de ser unos neandertales que necesitan caminar en manada para poder sobrevivir, no hemos avanzado mucho en ese aspecto a pesar de que hemos volado tecnológicamente. Las prostitutas, homosexuales, ateos y otros grupos de personas son vistos como bichos raros, gente que no pertenece a nuestra sociedad y, que son la escoria de la misma, pero, ¿Por qué diablos no pueden pensar diferente? ¿Solo porque no piensan como nosotros vamos a desatar una cacería de brujas y eliminarlos?

Confiamos en que las nuevas generaciones aprendan a ser más incluyentes, no separar a las personas, por creo, raza o color, muchos somos marginados por nuestra etnia, y nos aislamos del mundo para formar nuestra propia zona de confort, estamos mal como sociedad, y si no dejamos de dejarnos influenciar por nuestros antepasados y, dar un paso adelante estamos condenados a vivir y ser neandertales eternamente.