DARLE PODER A LOS IGNORANTES PODRÍA RESULTAR HASTA PELIGROSO

152

Una frase que poco a poco se ha convertido en una realidad en el Congreso de la Republica y más hoy que un grupito de parlamentarios se cansaron de que el pueblo les diga las verdades y critiquen el pésimo trabajo que han realizado, ya que todo es negociado y a conveniencia, ¿de quién? Pues de ellos únicamente porque al pueblo guatemalteco lo tienen jodido.

Que podría pasar si en verdad llegara a discusión y aprobación la ley que promueven, sobre poner en la cárcel al que critique a los políticos y funcionarios públicos. Sencillamente lo mismo que la ley de portación ilegal de arma de fuego, donde dice que ocho años de cárcel a quien porte de manera ilegal un arma de fuego sin derecho a ser juzgado y cada vez que capturan a alguien en ese sentido al día siguiente está en libertad. ¿Porque? Sencillamente porque hay otra ley que dice que todos son inocentes hasta no ser juzgados en un tribunal.

Y al igual el artículo 35 de la Constitución Política de la República de Guatemala dice “No constituyen delito o falta las publicaciones que contengan denuncias, críticas o imputaciones contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos.

Simplemente lo que está pasando en el Congreso de la República de Guatemala que se han electo a personas ignorante y darle poder a un ignorante es hasta peligroso. Esperemos que esto le sirva a la población para que en la próxima contienda política puedan elegir mejor a sus gobernantes y más ahora que históricamente el voto nulo será vinculante en las elecciones y de ser mayor la cantidad que por un candidato entonces las elecciones deberán ser repetidas. Esto mostraría que el pueblo se levanta y exige sus derechos y repudia a estas lacras que han llegado hasta el congreso.

Este artículo castigaría con prisión de dos a cinco años a quienes agredan física y/o psicológicamente a los políticos, dicha propuesta es impulsada por los diputados Eva Monte, Estuardo Galdámez, Delia Bac, Dolores Beltrán y Karla Martínez, mismos que han dejado mucho que desear en la función para la que fueron electos. Faltaría ver si logran la mayoría de votos en el congreso para que esta iniciativa se convierta en una ley. Aunque a decir verdad con los pactos que han tenido allí en esa casa de locos cualquier cosa podría pasar.

Compartir