DOS OPCIONES CÁRCEL O CEMENTERIO

1744

Es difícil tomar la decisión de ir a la cárcel o dejar que te maten, es lo que me dijo un amigo de esta su página informativa ya que a él lo llegaron a matar a su casa según su testimonio y teniendo su arma de fuego decidió utilizarla matando a su agresor. Hoy es prófugo de la justicia y espera enfrentarse a las leyes siempre y cuando le garanticen que nadie atentara contra su vida.

Según los textos que nos envió todo empezó cuando él se enamoró de una mujer a quien él, veía casi perfecta, pero al paso del tiempo la llama del amor en ella se apagó y decidió cambiarlo por otro. El nuevo amor de esta mujer nunca acepto que hubiera alguien antes en la vida de ella, por lo que siempre lo amenazaba y un día cuando este se encontraba bajo efectos de licor fue a buscarlo hasta su casa para matarlo.

Fueron unos segundos, que para él se convirtieron en una eternidad y en ese lapso de tiempo teniendo consigo su arma de fuego la desenfundo y disparo hiriendo a su ex conviviente y matando a la pareja actual de ella. Muchos vecinos se dieron cuenta de lo que había sucedido, claro está que nunca se presentarían a declarar para defenderlo porque cuando se trata de estos casos nadie quiere meterse en ese tipo de problemas.

Los familiares tanto de ella como del hoy fallecido por supuesto que no entenderán que se trató de un problema amoroso y su desenlace fue fatal ya que ambos utilizaban armas de fuego en su vida cotidiana, y de haberse quedado lo hubieran matado en los próximos días después del suceso.

La pregunta es, si tienes un arma de fuego la cual portas de manera legal respetando las leyes de este país, al momento de que alguien quiera matarte la usarías, porque solo hay dos salidas siendo cárcel o cementerio. Por cual optarías o que arias en este caso si te encontraras en una situación igual o parecida.

Hasta donde llega tu oportunidad de matar en defensa propia, ya que también está tipificado en las leyes de Guatemala. Que cosas debes tener en cuenta según estas leyes para que al matar en defensa propia no llegues a terminar en una cárcel donde quizá hay más peligro que estando fuera de ellas.

Compartir