El Senado de EE. UU. aprueba fondos para reabrir la Administración de Trump

120

El Senado de Estados Unidos aprobó esta madrugada un proyecto presupuestario para los próximos dos años que, a falta del visto bueno de la Cámara Baja, permitiría la reapertura de la Administración, en cierre parcial desde esta medianoche.

El proyecto recibió el apoyo de gran parte de los demócratas y quedó aprobado con 71 votos a favor y 28 en contra, pasa ahora a la Cámara de Representantes para que sea probablemente votado antes del amanecer.

Estados Unidos incurrió esta medianoche en el segundo cierre administrativo en apenas tres semanas después de que el senador republicano Rand Paul bloquease la votación, en protesta por el aumento del gasto y del endeudamiento que prevén las cuentas.

Este proyecto presupuestario fue acordado esta semana entre los republicanos y la dirección demócrata y tiene el aval de la Casa Blanca.

“Con toda honestidad, de buena fe, no puedo simplemente mirar hacia otro lado ahora que mi partido es cómplice del déficit”, afirmó Paul en su discurso en el Senado.

“Cuando los republicanos están al mando -añadió-, no hay un partido conservador. Muchos de los llamados conservadores pierden la cabeza”.

La propuesta aprobada en el Senado pasa ahora a la Cámara de Representantes, que también tiene previsto votarla esta madrugada para permitir una rápida reapertura de la Administración y limitar así las consecuencias del cierre.

Si el Congreso y la Casa Blanca aprueban los fondos antes de que el grueso del aparato público se ponga en marcha de aquí en unas horas, evitarán que cerca de 800.000 funcionarios -los considerados “no esenciales”- tengan que quedarse en sus casas suspendidos de empleo y sueldo.

Optimismo

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, se mostró optimista.

“Creo que vamos a estar bien”, dijo en una entrevista radial.

El acuerdo incluye un aumento de 300.000 millones de dólares del límite de los gastos militares y no militares para este año y 2019.

Además de la expansión del presupuesto militar, promesa de Trump, el compromiso otorga, como quería la oposición, un aumento comparable en otros rubros, como la lucha contra la adicción a los opiáceos, un seguro de salud para niños pobres, inversiones en infraestructura, y un paquete de 90.000 millones de dólares de ayuda por desastres naturales.

Los demócratas han atado el tema del financiamiento a una solución permanente para los “dreamers”, cuya indefinición forzó el “shutdown” de enero.

Los “dreamers” estaban protegidos de la deportación con el DACA, un decreto de la era Obama. Pero Trump lo derogó en septiembre pasado, fijando el 5 de marzo como fecha límite para que el Congreso legisle.

informacion tomada de prensalibre.com

Compartir