LEY DE CONTROL DE LAS TELECOMUNICACIONES MÓVILES EN CENTROS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD Y FORTALECIMIENTO DE LA INFRAESTRUCTURA PARA TRANSMISIÓN DE DATOS Y SU FUNCIONALIDAD (segunda parte)

272

Era cuestión de tiempo para ver la cruda realidad de las extorciones, más bien de vivirla en carne propia pues una gran parte de la población guatemalteca ha sido víctima de este flagelo que desde hace ya varios años aqueja al país siempre se ha hablado de la forma de operar de los delincuentes que se dedican a extorsionar y todas las víctimas en sus denuncias coinciden que es por la vía telefónica, lo cual en su momento necesito de un control y registro y fue por ello que nació a la vida jurídica la ley en cuestión.

Las empresas de telefonía celular que operan a nivel nacional y que son las encargadas de prestar ese servicio, siempre hicieron caso omiso del fenómeno criminal de la extorción y por no desmerecer sus ingresos desmedidos en calidad de ganancias por dicho servicio nunca quisieron tomar en serio el bloqueo de la señal en las cárceles públicas, pues el noventa por ciento de las llamadas son provenientes de las cárceles, realmente ese negocio de la telefonía móvil es un negocio redondo pues hoy en día quien no cuenta con un teléfono celular incluso hay personas que se dan el lujo de tener hasta dos teléfonos celulares, aunque en su casa no tengan qué comer.

 

A ver si ahora que las víctimas de extorción están siendo las mismas empresas operadoras de telefonía celular, si le ponen atención al bloqueo de la señal en las cárceles, lamentablemente ya han perdido la vida varias personas que laboraban en una de esas empresas, en calidad de víctimas colaterales que por ganarse el pan diario de cada día, recibieron el impacto directo de un hecho de extorción, personas inocentes que fueron víctima de la intransigencia de esos grandes empresarios, cuyo único fin es enriquecerse a costa de lo que sea y de quién sea.

Será que ahora que son víctimas las empresas prestadoras del servicio de telefonía celular, seguirán jugando con la seguridad de los guatemaltecos, será que van a continuar anteponiendo sus intereses económicos a la seguridad de los guatemaltecos, la población ya está cansada de las extorciones, pues han sido víctimas desde las tienditas de barrio hasta hoy en día las propias empresas prestadoras del servicio de telefonía celular, ya no es posible continuar con la permisión de esta situación, cuando parte de la responsabilidad recae en las mismas empresas.

En ese sentido es posible reiterar lo que anteriormente se mencionó en otro editorial publicado por nuestro medio de que la eficacia de la ley es un factor externo que se materializa en el cumplimiento de los fines para los cuales fue creada una ley y que tiene estrecha relación con el procedimiento de aprobación de dicha ley pues corresponde al congreso de la república el cumplimiento de ese procedimiento, pero uno de los aspectos sumamente importante para agregarle eficacia a una ley desde el momento de su creación, es el establecimiento del antecedente y necesidad social de creación de la ley pues muchas veces la ley obedece a intereses sectoriales, empresariales o políticos y eso impide que la ley sea aceptada por la sociedad y sobre todo que la misma cree el vínculo de pertenencia a la sociedad.

Como esta ley obedeció a los intereses de las empresas de telefonía móvil CLARO, TIGO Y MOVISTAR, he ahí la razón de su ineficacia, es cuestión de tiempo para poder ver dos cosas, o que las empresas paguen la extorción requerida o en su caso que bajo la mesa negocien con los delincuentes el continuar haciendo uso de los teléfonos celulares libremente en las cárceles, porque va ser imposible que cumplan con la ley en el sentido de bloquear la señal en las cárceles.

Compartir