ANÁLISIS DE LA COYUNTURA POLÍTICA NACIONAL DESDE UNA PERSPECTIVA CRÍTICA IMPARCIAL

0
213

Ante los últimos acontecimientos políticos y de política exterior que se han suscitado a nivel nacional, es necesario hacer un análisis crítico imparcial, viéndolo desde la perspectiva local, esto lleva a hacer críticas a favor o en contra de determinada posición ideológica, habiendo dos actores principales, desconociéndose Hasta la fecha qué personas o personajes de la vida nacional se encuentran tras bambalinas, manipulando a cada uno de estos actores que han dado origen a una lucha de poderes que pueden tener repercusiones tanto a nivel nacional como internacional, a continuación se mencionara a cada uno de estos actores, no por orden de importancia sino en orden de los actos que dieron al conflicto nacional que se ha generado.

 

IVÁN VELÁSQUEZ GÓMEZ, actual comisionado de las Naciones Unidas para la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala CICIG, para empezar, dicha comisión fue creada a petición del Estado de Guatemala ante las Naciones Unidas, esto derivado de la crisis de impunidad que se venía viviendo en Guatemala, lo irónico de esto es que dicha comisión fue creada en el gobierno del ex presidente Alfonso Portillo y hasta él fue alcanzado por el brazo de la justicia que ostenta dicha comisión, es decir casos como este le dieron el tinte que la comisión necesitaba para perpetuarse en el país, como lo ha dicho el presidente que la lucha no es en contra de la comisión sino en contra del comisionado a quien declaró non grato, quién sabe porque razones que más parecieran personales que institucionales; aunado a ello es de hacer notar que el comisionado sí se ha excedido en algunas funciones que nada tienen que ver con su mandato, si bien es cierto él ha planteado que para combatir la impunidad en Guatemala debe articularse un proceso que debe empezar por la creación de leyes encaminadas a combatir la principal causa de la impunidad en Guatemala y que es la corrupción, pero eso no lo autoriza para proponer reformas a las leyes como en su momento lo hizo con las reformas constitucionales, tampoco lo facultaba para integrar mesas técnicas regionales para discutir dichas reformas, mucho menos para irse a plantar al palco diplomático del Congreso de la República para ejercer presión en los diputados a efecto aprobaran las reformas a la constitución, tampoco es parte de su mandato intimidar o presionar jueces que no cumplan con las peticiones que la comisión solicita ante los órganos jurisdiccionales puesto que es notorio que los jueces están atemorizados y los han despojado de su independencia y criterio jurisdiccional, quienes deben estar sujetos únicamente a la constitución y a las leyes del país, de igual manera se ha ejercido presión y temor en los funcionarios y empleados públicos del organismo ejecutivo, lo que ha repercutido en retrasos en la ejecución presupuestaria, que ha venido en perjuicio para toda la población, combatir la impunidad implica una tarea titánica y se le debe reconocer al comisionado pues ha desnudado las estructuras criminales al más alto nivel, porque precisamente ese es el mandato para el cual fue comisionado por las Naciones Unidas, tampoco debe meterse a librar batallas personales actuando con el hígado y no con la cabeza como debería de ser, al encausarle proceso penal al hijo y hermano del presidente por hechos que en realidad no constituyen delito alguno fue un acto que le hizo perder credibilidad, así como tampoco debió precipitarse en solicitar el antejuicio del presidente precisamente cuando éste se encontraba reunido en la sede de las Naciones Unidas y no exclusivamente para solicitar su remoción, eso al parecer fue el detonante de la también precipitada declaración de non grato y expulsión del país por parte del presidente de la república, de igual manera es posible que haya violentado la misma constitución al emitir opinión, brindar conferencias de prensa y presentar ante los medios de comunicación a las personas implicadas en los procesos sujetos a investigación, destruyendo anticipadamente sin haber sido oído y vencido en juicio el principio de inocencia que garantiza la constitución, claro está que ha habido más aciertos que desaciertos en el trabajo que ha realizado el comisionado y que quien no lo reconozca estará errado, pero eso no lo faculta para excederse en el ejercicio de su mandato.

 

JIMMY MORALES, Presidente de la república, quien se ha caracterizado por una mediocre administración al mando del organismo ejecutivo y quien según la constitución, representa la unidad nacional, que de unidad nacional no ha hecho nada en lo absoluto, al contrario con su actuar ha puesto en riesgo esa unidad nacional al declarar non grato y expulsar del país al comisionado de la CICIG, el comisionado Velásquez por fin no está obligado a generar esa unidad nacional, pero tampoco a dividir al país, pues este sí, en su lucha contra la impunidad y la corrupción obviamente ha generado desestabilización, pero desestabilización en esas estructuras criminales que siempre han estado incrustadas en los diferentes poderes del Estado guatemalteco, un presidente debe ser prudente en su actuar y esto jamás lo ha observado el presidente porque no obstante públicamente haber manifestado que no se va entrometer en el proceso penal de su hijo y hermano, si le puso el hígado a dicha situación y no la cabeza y el corazón como debió hacerlo y esto lo llevó a cometer uno de los errores políticos más graves de su administración y es atreverse a expulsar a un diplomático del país peor aún de la talla de un diplomático comisionado de las Naciones Unidas, no es posible tampoco que como niño malcriado haya asumido la actitud de intolerancia con los sectores de la población que hayan manifestado su apoyo al comisionado de la CICIG sino en donde queda la unidad nacional que representa.

 

Lo cierto es que han generado una crisis política nacional innecesaria, el comisionado de la CICIG debe entender y tener en claro que es lo que se le permite realizar según su mandato y si tuviera un poquito de sensatez debería presentar voluntariamente su renuncia al cargo pues a la fuerza ni la comida es buena, qué comodidad puede sentir ahora sabiendo que el presidente lo echó del país y que la población está dividida entre quienes quieren que se vaya y quienes quieren que se quede; por otro lado el presidente debe asumir su verdadero papel en este conflicto y no dejarse manipular por personas mal intencionadas que solo lo están utilizando, y reconocer que aunque no sea expresamente, pero si tácitamente se ha entrometido en la situación del proceso penal de su hijo y hermano y que esto lo llevo a declarar non grato al comisionado de la CICIG y al día de hoy ese distanciamiento entre él, el comisionado, la fiscal general y el procurador de los derechos humanos, no lo va a conducir a puerto seguro sino por el contrario lo van a hundir en el mar de la impunidad y la corrupción que siguen campantes en Guatemala.

 

No hay comentarios