Muere bebé que habría sido víctima de negligencia en hospital de Zacapa

0
141

El miércoles último, Mauricio André Valdés Ramos, de 10 meses, a quien le habrían cercenado parte un dedo, por error, en el Hospital Regional de Zacapa, falleció, al parecer, víctima de una bacteria que no ha sido clasificada.

El caso causó controversia en la sociedad chiquimulteca, de donde es originaria la familia, puesto que los padres del menor, Mauricio Alfredo Valdés Machorro, y Juana Teresa Ramos, aseguran que una enfermera le cortó el dedo por equivocación.

El bebé había sido internado en el hospital por presentar anemia, neumonía y una úlcera en el cráneo, según el expediente clínico.

Después de la supuesta negligencia, la salud del infante empeoró, hasta que falleció. Al momento no se ha relacionado el hecho con su deceso.

Los padres relataron que el pasado 12 de mayo, la condición de André se había agravado por lo que tuvo que ser llevado al hospital San Juan de Dios, en la capital donde fue sometido a una endoscopia.

De acuerdo a los padres del niño, los médicos indicaron que los antibióticos habían dañado el estómago del bebé y empeorado su condición, por lo que fue sometido a exámenes para determinar si necesitaba cirugía.

Cuando el pequeño fue llevado de vuelta al hospital de Zacapa, su salud se agravó rápidamente, por lo que fue nuevamente sometido a exámenes de sangre y se le detectó la presencia de la bacteria.

Ese hospital fue declarado en cuarentena la semana pasada, dedibo al aparecimiento de dos bacterias que causan infecciones severas.

Resignados y con gran pesar, los padres del bebé sacaron el cuerpo del hospital y lo velaron en su vivienda en la aldea Santa Elena, Chiquimula, donde este jueves 18 fue sepultado.

La negligencia

De acuerdo con Valdés y Ramos, llevaron al pequeño al hospital el pasado 3 de abril; sin embargo, el miércoles 19 de ese mes el menor sufrió la amputación parcial del  meñique de la mano izquierda.

“Eran las 6 y media de la tarde y yo me encontraba comprando pañales para el niño cuando mi esposa me llamó conmocionada y me contó que el pequeño no dejaba de sangrar de su manita. Rápidamente regresé al hospital”, relató Valdés.

“Al llegar encontré a mi pequeño vendado de su manita y pregunté a las enfermeras qué había pasado y me dijeron que otra enfermera le había cambiado el vendaje y que el sangrado era normal pero su condición empeoró y fue cuando empezamos a preguntar nuevamente”, continuó el padre.

La madre del niño agregó que al revisar de nuevo la mano del pequeño se percató que parte del dedo había sido amputado. Al darse las demás enfermeras empezaron a buscar la parte restante aún en la basura; sin embargo, no encontraron nada, indicó.

“No encontramos más que manchas de sangre en el piso y ellas dijeron que había mi esposa quien le había herido el dedo de forma involuntaria. Sin embargo, yo sé que una enfermera de nombre Mariela había estado tratando a mi hijo momentos antes de esto”, aseguró Valdés.

Los padres del menor, indignados por lo ocurrido, denunciaron el hecho en el Ministerio Público (MP),  la Policía Nacional Civil (PNC) y Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

“Fuimos al hospital de Zacapa porque es regional y consideramos que tendrían más capacidad para atender a mi pequeño; sin embargo, nos llevamos una sorpresa para nada grata. Ahora lo que queremos es que se haga justicia”, dijo la madre del menor.

Aunque se intentó localizar a la enfermera señalada por los padres de haber cercenado el dedo del bebé, no fue posible. Ante eso, el director del hospital,  Juan Tomás García Delgadillo, expresó a los padres agraviados que están dispuestos a dejar que las entidades correspondientes actúen “conforme a la ley”.

No lo volvieron a ver

“Después de que el hospital fue declarado en cuarentena por la presencia de bacterias no pudimos ver a nuestro pequeño más que preguntar a doctores o enfermeras por él. Ahora solo nos quedamos con su recuerdo y con el dolor de haber vivido tanta negligencia e indolencia”, resaltó la madre.

Según familiares del pequeño, el próximo 29 de mayo, a las 10 horas, se llevará a cabo una reunión conciliatoria entre la enfermera implicada en el caso y los padres del menor. Dicha cita será desarrollada en la Fiscalía del Ministerio Público de Zacapa.

Añadieron que anteriormente buscaban una compensación económica por los daños ocasionados a su pequeño, pues le   serviría para costear la medicina y demás tratamientos del bebé. No obstante, ahora que ha fallecido expresaron que aún no han determinado las acciones plantearán a las autoridades.

informacion tomada de prensalibre.com

No hay comentarios